Este tema de la procrastinación no solo afecta a los estudiantes, sino que también puede presentar problemas para los contadores públicos. Constantemente se escucha decir que tienen mucho trabajo, lo cual es cierto, pero ante esta realidad, debemos evitar a toda costa la procrastinación, ya que puede tener consecuencias.

La procrastinación es un problema común entre los contadores públicos. Puede dar lugar a plazos incumplidos, pérdida de productividad e incluso pérdida de puestos de trabajo. Afortunadamente, hay algunas cosas que los contadores públicos pueden hacer para evitar la procrastinación. Aquí hay aspectos que debes considerar como contador público para evitar la procrastinación laboral:

Definición de procrastinación

La definición de procrastinación es «la práctica de posponer hacer algo que debería hacerse, especialmente por descuido o pereza habituales».

Si eres un contador público, es probable que seas bueno en muchas cosas. Pero ser bueno en todo no significa que puedas hacer todo a la vez. Cuando se trata de tu trabajo, es importante priorizar lo que se debe hacer y cuándo.

Aquí hay cinco consejos para ayudarte a evitar la procrastinación y hacer tu trabajo:

  1. Fija objetivos realistas y divídelos en tareas más pequeñas

Cuando se trata de establecer metas, es importante ser realista. Tratar de lograr demasiado a la vez puede conducir a la frustración y, en última instancia, a la procrastinación. En lugar de establecer objetivos grandiosos, divídelos en tareas más pequeñas que puedan completarse poco a poco. Esto no solo hará que la meta se sienta menos abrumadora, sino que también te ayudará a seguir su progreso a lo largo del camino.

Además de ser realistas, tus objetivos también deben ser específicos. Es más probable que se posterguen las metas vagas porque es difícil saber por dónde empezar. Al ser específico con tus metas, puedes crear un plan de acción claro que hará que sea más fácil mantenerte encaminado.

Finalmente, no olvides darte un poco de margen de maniobra al establecer fechas límite. Tratar de apegarse a una línea de tiempo poco realista es una receta para el desastre y solo te dejará estresado y abrumado.

  1. Haz una lista de las tareas que necesitas completar y establece una fecha límite para cada una

Hacer una lista de las tareas que necesitas completar y establecer una fecha de vencimiento para cada una es una excelente manera de mantenerte organizado y al día. Esto ayudará a garantizar que completes todas tus tareas de manera oportuna y te ayudará a mantenerte responsable.

Al hacer tu lista, asegúrate de ser realista acerca de la cantidad de tiempo que tomará cada tarea y de tener algo de tiempo de flexibilidad en caso de que surja algo. Una vez que hayas establecido tu lista y las fechas de vencimiento, asegúrate de cumplir con el horario y no tengas miedo de pedir ayuda si la necesitas. Esto te ayudará a realizar un seguimiento de lo que hay que hacer y cuándo.

Finalmente, no tengas miedo de pedir ayuda cuando sea necesario. Delegar parte de tu trabajo puede aligerar tu carga y ayudarlo a hacer las cosas de manera más eficiente.

  1. Guarda las distracciones y concéntrate en una tarea a la vez

No se puede negar que es difícil concentrarse en una tarea cuando hay tantas distracciones a nuestro alrededor. Pero si queremos ser productivos, es importante dejar de lado todas las distracciones y concentrarnos en una tarea a la vez. Esto significa apagar el televisor, guardar nuestros teléfonos y evitar cualquier cosa que pueda distraernos de la tarea que tenemos entre manos. Puede ser difícil al principio, pero con la práctica se volverá más fácil y podremos hacer más cosas.

  1. Toma descansos cuando te sientas abrumado o estresado

Cuando te sientas abrumado o estresado, es importante tomar descansos. Si intentas seguir adelante trabajando, es probable que termines sintiéndose aún más abrumado y estresado. La procrastinación es enemiga de la productividad, así que toma unos minutos para relajarte y rejuvenecer. Tomar descansos puede ayudarte a despejarte, relajarte y volver a su trabajo con energía fresca. Si te encuentras procrastinando, podría ser una señal de que necesitas tomarte un descanso.

  1. Recompénsate por completar tareas para mantenerte motivado

Puede ser difícil mantenerse motivado cuando se trabaja en tareas que parecen interminables. Completar una tarea, por pequeña que sea, puede ser gratificante a su manera. La sensación de logro que sientes puede ayudarte a motivarte a seguir trabajando duro. Si has estado posponiendo las cosas, reserva algo de tiempo para trabajar en la tarea que tiene entre manos y luego recompénsate por completarla. Esto podría significar tomarte un descanso para hacer algo que disfrutes o darte un pequeño capricho. Elijas lo que elijas, asegúrate de que sea algo que te motive a seguir adelante.

Conclusión

La procrastinación está a nuestro alrededor. Es fácil distraerse. Mientras estás ocupado, es fácil quedar atrapado en otro trabajo. Lo importante a recordar es que la postergación solo conducirá a más postergación. La procrastinación es un problema común para los contadores públicos, pero no tiene por qué serlo. Al seguir estos cinco consejos, los contadores públicos pueden evitar la procrastinación y terminar su trabajo a tiempo.

En síntesis, la procrastinación puede ser un gran obstáculo para el éxito de los contadores públicos. Si te encuentras postergando, trata de averiguar por qué y luego encuentra una manera de solucionar el problema. Hay muchos recursos disponibles para ayudarte a superar la procrastinación, así que aprovéchalos. Con un poco de esfuerzo, puedes superar la procrastinación y alcanzar tu máximo potencial.