En el acelerado mundo de los negocios de hoy, los contadores públicos juegan un papel vital para garantizar la salud financiera y el éxito de las organizaciones. Sin embargo, como muchos profesionales, los contadores públicos a veces pueden tener problemas con la procrastinación.

Esta conducta puede obstaculizar la productividad, retrasar tareas importantes e impactar negativamente en el desempeño general de los contadores públicos.

Comprender la procrastinación

Es necesario iniciar explicando que la procrastinación es el acto de retrasar o posponer tareas que requieren atención inmediata. La procrastinación a menudo se deriva de varios factores subyacentes, como el miedo al fracaso, la falta de motivación, el perfeccionismo o sentirse abrumado por la carga de trabajo. Por lo tanto, es necesario reconocer las causas de la procrastinación como primer paso para superarla.

Según Francisco Javier Moreno Díaz, profesor de la Universidad Central asociado al programa Contaduría Pública, la procrastinación es un problema común para los contadores públicos que conduce a una disminución de la productividad y de la calidad del trabajo:

Este tema de la procrastinación no solo afecta a los estudiantes, también puede presentar problemas para los contadores públicos. Constantemente los escucho decir que tienen mucho trabajo, lo cual es cierto, pero ante esta realidad, debemos evitar a toda costa la procrastinación, ya que puede tener consecuencias.

Establecer metas y prioridades claras

Al definir objetivos específicos y dividirlos en tareas manejables, los contadores públicos pueden crear una hoja de ruta para su trabajo. De igual forma, establecer plazos para cada tarea asegura un sentido de urgencia y ayuda a mantener el enfoque.

Crear un horario estructurado

Los efectos de la procrastinación en los contadores públicos están bien documentados. El Instituto Americano de CPA –AICPA– informa que el 50 % de los contadores públicos admiten postergar las tareas relacionadas con el trabajo. Por lo tanto, diferentes expertos aseguran que establecer un horario estructurado es crucial para superar la procrastinación.

Por lo que, los contadores públicos pueden beneficiarse al organizar su jornada laboral en bloques de tiempo dedicados a diferentes actividades. Al asignar espacios de tiempo específicos para tareas, reuniones y descansos, los pueden mantener un enfoque disciplinado y minimizar las distracciones.

Adoptar técnicas de gestión del tiempo

Este tipo de técnicas son herramientas poderosas para mejorar la productividad y superar la procrastinación. Por ejemplo, la técnica Pomodoro, donde el trabajo se divide en intervalos enfocados seguidos de breves descansos, puede ayudar a los contadores públicos a mantenerse motivados y procurar un flujo de trabajo constante.

Además, el uso de herramientas y aplicaciones de administración de tareas puede ayudar a priorizar y rastrear el progreso del trabajo.

Adoptar asociaciones de rendición de cuentas

Tener un colega contador de rendición de cuentas o unirse a un grupo de rendición de cuentas puede contribuir en gran medida a superar la procrastinación. Al compartir objetivos, avances y desafíos con un colega o grupo de confianza, los contadores públicos pueden crear un entorno de apoyo que fomente la finalización oportuna de las tareas. Los controles regulares y las sesiones de retroalimentación pueden proporcionar información valiosa y mantener motivados a los contadores públicos.

Manejar el perfeccionismo

El perfeccionismo puede ser un obstáculo importante para la productividad y contribuir a la procrastinación. Los contadores públicos deben esforzarse por lograr la excelencia en su trabajo, pero también deben reconocer que la perfección a menudo es inalcanzable. Establecer expectativas realistas, centrarse en el progreso en lugar de la perfección y practicar la autocompasión puede ayudar a superar el impacto negativo del perfeccionismo.

Dividir las tareas en pasos más pequeños

Especialistas en el tema de la procrastinación aseguran que las tareas grandes y complejas a menudo pueden llevar a la procrastinación, por lo que dividir las tareas en pasos más pequeños y manejables las hace menos intimidantes y más fáciles de abordar. De igual manera, al centrarse en completar un paso a la vez, los contadores públicos pueden lograr un progreso constante y generar ese impulso necesario para completar sus tareas.

Eliminar las distracciones

Uno de los puntos más importantes para vencer la procrastinación es saber que las distracciones pueden impedir significativamente la capacidad de un contador público para concentrarse y completar las tareas a tiempo.

Por lo tanto, las recomendaciones de varios profesionales contables es crear un entorno de trabajo propicio minimizando las interrupciones y apagando las notificaciones del celular. De igual forma, designar tiempos específicos para revisar correos electrónicos o mensajes puede minimizar las distracciones y aumentar el enfoque.

En este punto, Moreno afirma que las distracciones pueden tener efectos negativos tanto en el trabajo como en la vida personal de los contadores públicos:

Los contadores públicos que se distraen pueden encontrarse con menos tiempo para completar las tareas, lo que puede generar errores y vencimiento de plazos en el cumplimiento de obligaciones tributarias y otras actividades laborales.

Celebrar logros

De acuerdo con expertos, reconocer y celebrar los logros, por pequeños que sean, es un aspecto esencial para superar la procrastinación.

Los contadores públicos deben reconocer su progreso y recompensarse por cumplir con los plazos o realizar tareas desafiantes. Cabe recordar que celebrar los logros aumenta la motivación, inculca una mentalidad positiva y refuerza el hábito de completar las tareas a tiempo.

Francisco Moreno expone que completar una tarea, por pequeña que sea, puede ser gratificante a su manera. La sensación de logro que sientes puede ayudarte a motivarte a seguir trabajando duro.

Si has estado posponiendo las cosas, reserva algo de tiempo para trabajar en la tarea que tienes entre manos y luego recompénsate por completarla. Esto podría significar tomarte un descanso para hacer algo que disfrutes o darte un pequeño capricho. Elijas lo que elijas, asegúrate de que sea algo que te motive a seguir adelante.

Buscar la mejora continua

Finalmente, superar la procrastinación es un proceso continuo que requiere compromiso y autorreflexión. Los contadores públicos deben evaluar continuamente sus hábitos de trabajo, identificar áreas de mejora e implementar nuevas estrategias según sea necesario. Vale la pena mencionar que adoptar una mentalidad de crecimiento y estar abierto al aprendizaje y la adaptación contribuye al éxito a largo plazo.